Archivo | Momentos mágicos: cuando los dos extremos del hilo rojo se unen para siempre Feed RSS para esta sección

Y nuestra gran familia sigue creciendo

17 jun

Sí pequeño tesoro, porque cada peque que viene a su nuevo hogar aumenta nuestra gran familia. Y te digo familia porque ya lo es, tenemos sobrinitos y sobrinitas por toda España.

Ahora le ha tocado el turno a Darío Ping Teng, y no sabías las ganas que tenía de poder hacer esta entrada. Sus felices papás son Emilia y Javi, unos grandes amigos. Darío nació en Tianjin el 11 de febrero de 2007, un pequeño precioso que va a venir a inundar de alegría su nuevo hogar.

Pequeño Darío Ping Teng, bienvenido a tu nuevo hogar. En casa, en tu casa, ya te esperan tus nerviosos papás. Dentro de muy poquito estarán preparando las maletas para irse a por tí, hacia China. Sé que estos últimos momentos van a pasar muy lentos para ellos, pero por fín va a ser su última espera. Ellos han luchado mucho por tenerte, tienes unos padres luchadores, fuertes, maravillosos amigos e increibles personas. Este es uno de los momentos más mágicos del proceso, la ansiada asignación. A partir de ahora empieza una nueva vida, una llena de alegría e ilusión. Os felicito a los tres, porque formais una familia muy bonita.

¿Sabes? A tu mamá la conocí de casualidad, una de esas que da la vida, coincidimos en la fecha de cumpleaños y por ahí empezó algo que se ha convertido en una gran amistad. No me canso de repetir lo maravilloso que ha sido encontrar en mi camino a gente como ella, incapaz de dejarte sola en cualquier momento, siempre atenta y ayudando a sobrellevar esta larga espera. Para ella esta espera ha llegado a su fín pero sé que seguirá a nuestro lado y esta vez contigo al lado. Emilia mi niña, que ya pasó todo ahora solo toca disfrutar al lado de TU HIJO. Verle crecer día a día será la mayor de las recompensas.

Quiero que sepas que ya eres “nuestro” pequeño príncipe, estamos deseando verte aquí. Cuando recibí tu primera foto y el mensaje de tu mamá fué un momento realmente mágico, verte ahí y saber que ya formabas parte de tus padres me alegró el alma. Porque pequeño aquí te queremos mucho y muchos, dentro de poco vas a formar parte de estar larga familia de titos que te quieren y desean jugar contigo.

Pequeño Darío Ping Teng, recibe un gran abrazote y un beso que esperamos que te llehe hasta Tianjin. Aquí te esperamos para que nos regales tu hermosa sonrisa, tus risas y tu alegría. Te queremos pequeño y te deseamos muchos días de felicidad, que seas tan feliz como lo que ya has hecho a tus padres.

 dario_01.bmp

De Occidente hacia Oriente: pequeña Julia tus papás están a punto de llegar

5 feb

Síiiiiiiiiiiiiiiiiii, por fín se está acercando el gran momento. En Girona Iolanda y Josep ya lo tienen todo casi listo para hacer el gran viaje de sus vidas, en Guandong les espera la pequeña Julia Xin que el día 01 de marzo celebrará su primer año de vida junto a sus papás.

Pareja (mejor dicho familia) estos días pienso mucho en vosotros, en ese maravilloso viaje y en el maravilloso momentos de la asignación. Imagino a Julia, con esos preciosos ojitos observando a esa pareja de desconocidos que la cogen en brazos y la besan sin cesar. Estoy segura de que en cuanto sienta vuestro calor, vuestro cariño y el inmenso amor que le teneis reservado sonreirá. Su primera sonrisa seguro que será tímida pero para vosotros será la mejor sonrisa de vuestras vidas, y a partir de ese momento os regalará miles cada día.

Iolandaaaaaaa, que sepas que espero ansiosa vuestra vuelta. Ver la primera foto vuestra en familia va a ser un momento realmente especial. Os deseo de todo corazón un buen viaje y un maravilloso encuentro, estais a puntito de alcanzar el cielo. Os lo mereceis, disfrutar de cada momento que seguro no olvidareis nunca. Millones de besos a los tres, de parte de esta mami que siga a la esperaaaaaaaaaaaaaaa.

julia1.jpg

SI PINCHAIS EN LA FOTO OS REDIRECCIONA A SU BLOG, ALLI PODREIS VER MAS DETALLES DE ESTA PRECIOSIDAD QUE ME TIENE LOCAAAA.

Preciosa princesa de oriente,

de carita reluciente, boquita

sonriente y ojos brillantes.

Quiero desearte millones de cálidos

abrazos, besos delicados, noches con

dulces sueños,  dias repletos de juegos

y risas.

Pronto estarás aquí junto a tus papás,

en el hogar que ellos han preparado

para tí con tanto amor.

Han esperado mucho para tenerte y tu,

sin saberlo les has hecho los más felices

del mundo.

Te deseo tanta felicidad como tú les has

dado ya.

Muchos besos pequeña princesa, pequeña Júlia Xin.

Con cariño y amor

Geli (una mami en la espera)

La cigüeña aterriza en Barajas

4 dic

Aysss ese momento tan mágico, tan especial, tan lejano todavía para nosotros en el tiempo se vive muy a menudo en los aeropuertos. Historias como la nuestra, vivida con tanta ilusión como la nuestra y con un final feliz como el que un día espero que vivamos.

Al leer este escrito  he disfrutado, y como no llorado ,con cada una de las palabras en él escritas con tanto cariño. Una persona, ajena a este maravilloso mundo, ha sabido plasmar y trasmitir tantas emociones que me han hecho estremecer.

Ojalá muy pronto podamos ser nosotros los protagonistas de ese mágico momento. Gracias por escribirlo.

Martes, 25 de noviembre de 2008
Francisco Abel Pablos Jiménez

La ‘cigüeña’ aterriza en Barajas

Era sábado, sobre el mediodía, yo me encontraba en la Terminal 2 del aeropuerto para encontrarme con una amiga, que venía de paso desde su tierra para coger otro vuelo en busca de sus merecidas vacaciones, y como la mayoría de la gente que nos encontrábamos por allí, estaba pendiente de pantallas donde se avisa de la llegada de los distintos vuelos y de los anuncios de megafonía, atendiendo a lo que era mi interés en ese momento, que era encontrarme con mi amiga, y algo me llamó la atención.

Me fije en un grupo de unas veinte personas que estaban colocadas frente a la cinta que hace a modo de pasillo para los pasajeros que vienen de recoger sus equipajes, justo enfrente de las puertas automáticas que permiten una rápida visión cuando se abren, de la sala donde se encuentran las cintas transportadoras de equipajes, cuando un vuelo termina. Era un grupo extraño, portaban globos de colores, cámaras de foto y videos, que utilizaban en todo momento a modo de prueba, creo, era un grupo heterogéneo gente mayor, aproximadamente de unos 70 u 80, años y gente joven entre veinte y treinta, pero todos alborotaban de forma contenida, parecía que esperaban a alguien importante, ¡y tanto!.

Me encontraba yo justo situado al final del pasillo formado por la pared y la cinta que refiero antes, justo donde se apostan las personas esas con los cartelitos con tu nombre cuando te van a buscar al aeropuerto, si eres de fuera y de cultura e idiomas distintos, con lo cual yo no tenía la visión esporádica del interior de la sala 6 de llegadas que proporciona la posición del grupo que esperaban ansiosos cuando se abren automáticamente para dar salida a los pasajeros.

Pero ellos sí, y ahí fue cuando comenzó su alboroto y estruendo, habiendo pasado hasta entonces por un grupo de esos que a uno le da por pensar, que están “dando la nota”, casi molestando. Al momento una mujer joven ataviada de manera informal, con vaqueros y un anorak, portaba un carro con maletas, pero estaba claro que no era una diva del mundo de la farándula, la diva venía detrás. En ese momento el grupo estaba exultante, gritaban y aplaudían, gritaban y lloraban, todo al tiempo, para entonces, ya habían captado la atención de todos los presentes y cercanos viajeros y demás. Justo detrás de la mujer joven que no era la diva, apareció un hombre joven también normal como la mujer que le precedía y que ya abrazaba a varios miembros del grupo y se besaban y lloraban, como digo el hombre con un porte decidido llevaba en sus brazos a una niña de un año de edad de raza negra, y a fe mía que es la niña de esa raza más bonita que he visto en mi vida.

En ese instante creo que todos los presentes ajenos a ese grupo numeroso que seguían gritando su alegría, llorando por la emoción y aplaudiendo y gritándoles a la pareja que llegaba enhorabuenas, entendimos la situación que nos era ajena hasta entonces, porque nadie tiene el corazón tan duro como para no emocionarse con esa escena.

Vi a la mujer joven recién llegada abrazarse a su padre entre sollozos diciéndole ¡Papaaaa! Y el hombre también lloraba cuando se fundía en el abrazo, una joven del grupo grababa la escena, sosteniendo a duras penas la cámara, y llorando casi con espasmos por la emoción, llevándose la otra mano a la boca, y su cara cubierta por lágrimas abundantes.

La abuela de la niña, andaba de un lado a otro, dándole gracias a Dios, agarrándose la cara envuelta en lágrimas, mientras era abrazada por varios miembros del feliz grupo, todos estaban emocionados, contentos, exultantes de felicidad.

Se trataba de una joven pareja, que venían felizmente de culminar su adopción internacional de su linda hija Sophie, es lo único que se de ese grupo, el nombre lo oí en varias ocasiones allí, pero por lo demás no quise preguntar, no tenia porque hacerlo, era un momento íntimo y familiar, solo me limité a observar, lo que pude, porque tuve que contenerme para no llorar también, lo que no conseguí con mis lagrimas que rebeldes y desobedientes me decían que estaban muy contentas de lo que observaban mis ojos.

Para entonces todos decían, “es preciosa”, “que bonita es!”, y estoy de acuerdo con ellos, todos le hacían carantoñas, le prodigaban besos y Sophie, solo miraba, con sus grandes, con los labios característicos de su genética, ¡Dios!, si que era bonita!, uno la imagina de modelo para los angelitos negros de Machín.

Pero no pregunté, no debía, mi cámara estaba en mi bolsillo y allí se quedó, no quise romper el momento familiar que allí se vivía. El padre comentaba a la niña, a su hija, “¿Qué te dicen, mi niña, que te dicen todos estos?”, creo que el idioma español le era extraño o no muy conocido.

Y fue cuando ya no pude menos, soy humano, y casi con lágrimas en los ojos llamé la atención de la madre tocándole el brazo y le dije “enhorabuena”, contestándome ella con un “gracias”, emocionado.

Sophie, “vino al mundo”, al “primer mundo”, el sábado día 22 de noviembre, en un “parto sin nada de dolor”, pero con mucho amor y ternura, estoy seguro que como el que le espera en su vida, el que le van a dar esos valientes padres cuyo honor y entrega a su paternidad está ya más que demostrada, durante el proceso que les supongo que han pasado.

En este caso, la niña vino por vía aérea, como siempre, y aterrizando en Barajas, pero en un vuelo internacional, desde algún lugar lejano.

Sophie, enhorabuena y felicidades, para ti y para tus papás, y gracias por habernos regalado uno de los momentos más emotivos que se puedan imaginar, que es la capacidad de llorar sin control por los buenos momentos de la raza humana.

Trillizas chinas

10 abr

Pilar y Antonio, son un matrimonio madrileño que ya tenían otra hija adoptada en China. Ahora habían solicitado otra adopción y su sorpresa les vino por partida triple.

Es una maravilla ver este video, se les nota que son una familia feliz. Cada sonrisa de esas tres pequeñas y de su hermanita mayor, iluminan los corazones de todos los que estamos en este dura espera.

Ante todo felicidades familia de todo corazón, es una maravilla ver cuanto amor  teníais guardado para ellas.

 Tesoro oriental, por llegar a este gran final vale la pena todo lo sufrido y vivido.

EL AMOR NO TIENE TIEMPO, SI VA A SER SERA , EN SU MOMENTO. CUANDO EL TIEMPO NOS ENCUENTRE SE VA DETENER EL UNIVERSO ENTERO.

AÑO NUEVO

2 ene

FELIZ 2008, PARA TODOS. OJALÁ ESTE SEA UN AÑO LLENO DE AMOR Y FELICIDAD. QUE TODOS LOS QUE ESPERAMOS Y ANSIAMOS SER PADRES VEAMOS LOGRADO NUESTRO DESEO.

Sí tesoro, un año más. Un año en que te seguiremos echando de menos, necesitando tu presencia, esperando poder abrazarte. Pero sin duda cuando acabe el año estaremos más cerquita de tí, no sabemos cuanto más porque todo sigue muy lento. Quízás el próximo Año Nuevo tengamos noticias más esperanzadoras, pero por ahora debemos seguir con nuestra más que utilizada PACIENCIA.

El día de nochevieja cuando nos tomamos las uvas, papá y yo nos fundimos en un gran abrazo. Nuestros corazones estaban unidos y nuestra mente muy lejos de donde nos encontrábamos, un gran beso voló hacia China con la esperanza de que lo sintieses. Nuestro deseo al tomar la última uva fué el mismo, no nos lo dijimos pero con sola nuestra mirada nos sobró para saberlo.

Para este año voy a ser un poco avariciosa, y le voy a pedir unas cuantas cosas. AMOR: que papá y yo sigamos queriéndonos tanto, el fruto de nuestro amor serás tú. CONFIANZA: en que todo este largo proceso pronto se vea culminado con tu llegada. ESPERANZA: por que poquito a poco puedan acortarse los tiempos. FELICIDAD: la que día a días nos hace seguir adelante, luchando por tí. GRATITUD: hacia las personas que están trabajando para que nuestro sueño se pueda hacer realidad, y hacia todas las que están viviendo nuestra andadura. ILUSION: para que ni uno solo de los días que nos queda para estar junto a tí la perdamos, que pase lo que pase sigamos unidos por nuestro hilo rojo. PACIENCIA: por no desesperar, muchos meses será muy difícil de mantener pero seguro que lo conseguiremos. SALUD: para que ninguna enfermedad te pueda poner malit@ y nos la mantenga a nosotros. VIDA: una larga y feliz vida, para poder vivir muchos años junto a tí.

Espero que se cumplan todos nuestros deseos y que pronto te podamos abrazar, ojalá fuesen las últimas Navidades sin tí.

Recuerda que en este año que acabamos de empezar, papá y yo te queremos quizás todavía más. Un beso muy grande tesorito oriental.

estrellas1.jpg

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.